Tecnología 3D para detectar la fragilidad en personas mayores

_

La prevalencia de fragilidad entre personas mayores de 65 años en España es del 18%, según datos del Gobierno de España de 2021. La fragilidad es un estado de pre-discapacidad, es decir, cuando se empiezan a detectar signos de vulnerabilidad como, por ejemplo, reducción de la velocidad de marcha o pérdida de la fuerza muscular. Su aparición se debe a una serie de cambios en la dimensión física, psicológica y social de la persona que la padece.

El Ministerio de Sanidad señala que la fragilidad de las personas mayores de 65 años se puede prevenir, identificar y revertir. Detectarla a tiempo permite poner en marcha intervenciones para retrasar su aparición y que la persona mayor goce por más tiempo de una calidad de vida y de una autonomía e independencia mayor. Siguiendo este objetivo, la Cátedra Cuatroochenta de Inteligencia Artificial, Salud y Bienestar de la Universitat Jaume I y la start-up Kineactiv han iniciado una colaboración para desarrollar una herramienta digital que ayude a los profesionales sanitarios a detectar los casos de fragilidad entre las personas mayores.

_

Cámaras 3D para evaluar la velocidad de marcha

El test de la velocidad de marcha es una de las pruebas para detectar precozmente la fragilidad, según recoge El Documento de consenso sobre prevención de fragilidad y caídas en la persona mayor del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad de 2014. Esta prueba consiste en pedir a la persona que recorra una distancia de cuatro metros a su velocidad de marcha habitual. Mientras tanto, se cronometran los segundos que ha tardado en caminar el recorrido de punto a punto. El resultado permite al personal sanitario interpretar el grado de fragilidad de la persona que realiza la prueba y detectar el riesgo de que aparezca pronto. 

La colaboración entre ambas instituciones se ha iniciado con el objetivo de desarrollar una solución tecnológica que permita realizar el test de velocidad de marcha de forma digital y automatizada. Para ello plantean el uso de la tecnología de cámaras 3D.

En Kineactiv -start-up fundada en Teruel y que hoy está siendo acelerada por la incubadora Lanzadera– ya están aplicando la tecnología 3D. La utilizan para incentivar a personas mayores a ejercitarse y así prevenir y revertir los problemas de salud física asociados al envejecimiento. Han desarrollado un programa amigable con las personas mayores que permite trabajar la movilidad física y cognitiva de forma independiente y sencilla, desde el hogar.

Disponer de un sistema de cámaras 3D que permita saber la velocidad de marcha de una persona de forma automática y anónima supone un avance en la detección de la fragilidad. Su implantación en centros sociales y de salud supondría una mejora en la atención a las personas mayores y una ayuda a la labor del personal socio sanitario. Esta innovación tecnológica podría utilizarse en centros de salud y de personas mayores, por ejemplo en residencias y centros de día.

«Facilitaría el diagnóstico, el seguimiento del programa de intervención y la evaluación del estado de salud de las personas mayores de forma continua y no-intrusiva»

Óscar Belmonte y Antonio Caballer, directores de la Cátedra

Se prevé que próximamente se instalen los dispositivos tecnológicos en las dependencias de la Cátedra, en la Universitat Jaume I (UJI) de Castelló. Con estos equipos se iniciará la investigación, donde profesionales del área de la Psicología, la Fisioterapia y la Informática trabajarán mano a mano para desarrollar innovaciones en este ámbito.